Acuerdos nupciales (Antes y Después)

Muchas veces, los individuos adquieren valiosas propiedades antes y durante el matrimonio y desean la tranquilidad de saber que en el caso que un divorcio sea necesario en el futuro, esos valores adquiridos queden protegidos en casos de repartición de bienes

Esta es sólo una de las muchas razones por que una persona querría un acuerdo prenupcial antes o después. Estos acuerdos también pueden reducir significativamente el costo de un futuro divorcio. La mayoría de las veces la mayor parte de los problemas pueden ser pre-determinados en un contrato matrimonial antes o después del casamiento.

Solamente, son los problemas relacionados con la custodia y manutención de los hijos, los que no pueden ser incluidos en estos acuerdos. Algunos ejemplos de razones especificas que necesitan un acuerdo prenupcial, ya sea antes o después del casamiento son:

  • Predeterminar sumas económicas que el cónyuge recibiría en la distribución de bienes y como pensión para manutención en caso de divorcio
  • Evitar la confusión en cuanto a la clase de propiedades que se pueden ver mezclados durante el curso del matrimonio, haciendo que posiblemente se consideren como propiedad marital común.
  • Evitar que se vaya a considerar que las ganancias recibidas a través de bienes adquiridos prenupcial, puedan formar parte de bienes maritales comunes.
  • Proteger a un cónyuge que este renunciando a su trabajo o que abandona una carrera para ocuparse de las tareas del hogar. Si el divorcio se hace necesario en el futuro, esta protección provee para que dicho cónyuge no quede con poca o ninguna experiencia laboral, o sin habilidades adecuadas para poder lograr un buen empleo con un sueldo adecuado a sus necesidades. De esta manera, al reconocer tal situación, se proveen suficientes fondos para cubrir dicha posibilidad futura.